La plaza de la discordia

Con motivo de la XXII Edición de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Salamanca celebrada en la Plaza Mayor hemos querido darnos un paseo por los restaurantes y cafeterías, y por los puestos de libreros para preguntar a unos y otros sobre el eterno debate de la ciudad de acoger o no eventos en la Plaza Mayor. Hosteleros y libreros, preguntados por el impacto de la Feria del Libro Antiguo en el monumental cuadrilátero salmantino esto nos han contado .

12178182_1186604891356097_1926470352_n

Todos los hosteleros y cafeterías que tienen sus terrazas en la Plaza Mayor coinciden en que preferirían que este tipo de eventos se reubicasen en otras plazas céntricas de la ciudad donde no se perjudicara tampoco a los libreros, o se realizaran con una infraestructura menos voluminosa y más discreta que no desvirtuase la belleza de la Plaza Mayor. Algunos incluso rechazan todo tipo de evento como concentraciones automovilistas o carreras populares en la plaza, así como los conciertos. Nos expresan que, más allá del negocio, de cara al turismo es un impacto visual importante y se encuentran habitualmente con quejas de que la plaza nunca está despejada.

“A nivel de facturación no lo estamos notando demasiado. El fin de semana tuvimos la terraza llena como cualquier otro pese al tiempo”, nos comentaban de Las Torres.

Desde el veterano Café Novelty nos expresaban: “En términos de negocio no lo hemos notado realmente. Es verdad y tenemos que reconocerlo que los hosteleros que estamos situados en la fachada del ayuntamiento tenemos un espacio abierto y despejado delante de las terrazas y eso nos favorece respecto a los demás que tienen prácticamente encima la pared de los puestos”.

También nos insistieron en que liberar la Plaza Mayor de eventos y sus despliegues es la eterna promesa electoral incumplida sistemáticamente por los sucesivos equipos de gobierno de Salamanca.

Cuando salimos del soportal norte de la plaza, las opiniones de los hosteleros reflejan otra situación: “Por supuesto que nos afecta al negocio. De hecho, en Tripadvisor nos han hecho referencia varias veces a que la plaza está ocupada”, nos comentaban desde el restaurante Don Mauro.

Además lanzaba una interesante reflexión: “Los libreros, por el carácter cultural de la ciudad, son un gremio importante y por supuesto merecen tener presencia en una feria en la plaza pero, ¿por qué otros gremios que también pudieran estar interesados no se les concede este privilegio?”.

En Berysa coinciden: “Además hemos tenido que retirar una fila de mesas de la terraza para que puedan acceder los camiones de suministro. El tiempo no acompaña y eso hace que el impacto no sea tan notable.  Ya hemos realizado quejas formales al Ayuntamiento pero no han sido escuchadas”.

Desde el Café Real nos dijeron, y nos pareció interesante que: “Parece que el Ayuntamiento pone el grito en el cielo por nimiedades, haciendo alusión a una pancarta en un balcón de la plaza, y luego permite estos despliegues faraónicos. Los organismos que defienden el patrimonio deberían pronunciarse e implicarse en este asunto.”

A todos les preguntamos si habían intentado presentar una queja formal como gremio de hosteleros de la Plaza Mayor y una vez más coincidieron: “No, y no creemos que sirviera para mucho”, sentenciaban la mayoría.

¿Y qué opinan los libreros que tienen sus puestos en la Feria del Libro Antiguo? Hemos preguntado no solo a los libreros salmantinos sino también a los de otras ciudades para comprobar también cómo se organiza allí.

Todos  reconocen que la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Salamanca es muy importante a nivel nacional y requiere de un espacio amplio por el elevado número de libreros que participan, por encima de 25, solo comparable a las de Madrid, Barcelona o Valencia; y coinciden en que la Plaza Mayor es el mejor y único lugar para una feria de esta importancia ya que en la Plaza de los Bandos no funciona tan bien porque no es un lugar de paso. Todos destacan también el carácter joven y universitario único del público de Salamanca que no se da en otras ferias.

Nos acercamos a uno de los puestos, Libreria Vitorio (Madrid), y para nuestra sorpresa y desconocimiento, está regentada por D. Juan Molina Rayo, presidente de LIBRIS, la Asociación de Libreros de Viejo, que cuenta con 37 libreros de toda España y organiza la Feria de Otoño del Libro Viejo y Antiguo de Madrid.

Preguntado por si fuera posible realizar el evento con una infraestructura menos voluminosa y más discreta nos ha explicado que se utilizan este tipo de casetas por motivos estructurales ya que, por la cantidad de libros que se exponen, estamos hablando de varios cientos de kilos a diferentes alturas y están mucho mejor protegidos ya que hay ejemplares de gran valor; son la infraestructura óptima para nuestra labor y seguridad. No obstante reconocía que suponen un impacto visual importante.

Haciendo referencia a la ubicación: “La Feria del Libro Viejo y Antiguo de Madrid se celebra en el Paseo de Recoletos desde Cibeles, que también es un escenario muy turístico”.

Hablamos también con un librero zaragozano, de Luces de Bohemia, y en absoluto nos dejó indiferentes: “Siendo lo mismo lo vemos de distinta forma. A lo mejor desentonan en la Plaza Mayor unas sillas y unas mesas de aluminio en las terrazas… Habrá turistas que les moleste y otros verán muy interesante encontrarse una feria del libro y poderse marchar de la Plaza Mayor con el Lazarillo de Tormes, por ejemplo.  Además esta es la 22ª edición, ¿hasta qué punto está ya integrada en la Plaza Mayor?”

Sobre el emplazamiento: “En Zaragoza se hace en una plaza muy concurrida de autobuses y tranvías, en pleno centro, aunque no es un conjunto monumental”.

“La feria salmantina es muy particular: Es alegre, con mucha gente y a la vez tranquila. En un día como hoy, nublado y lluvioso, hay muchos universitarios hojeando y comprando libros. Es un auténtico placer”.

Los salmantinos Libros Páginas afirmaban: “La Plaza Mayor de Salamanca no debe ser un mero objeto contemplativo. Debe ser un lugar de reunión y de encuentro, un escenario de la cultura”. Y ya en tono de broma sentenciaba: “Los turistas que encuentran la Plaza Mayor ocupada ya tienen otra excusa para volver a Salamanca”.

Anticuaria Mundus Libri expresaba: “Para nuestro negocio es muy importante este evento. Nosotros no podemos sacar un puesto a la puerta de nuestra librería, cosa que sí pueden hacer los hosteleros con las terrazas. La Plaza Mayor es de todos. ¿Por qué no podemos los libreros traer nuestro puesto aquí durante 15 días al año? Las terrazas se están beneficiando el resto del año de la Plaza Mayor.  Además, por ejemplo, en Madrid algunos restaurantes aprovechan para ofrecer Menús de la Feria del Libro”. Interesante aportación.

Hemos querido dejar para el final la confesión de un librero salmantino anónimo. “Los hosteleros y los libreros mantenemos como una ‘guerra fría’ que nunca se va a resolver. Insiste en que ellos también pagan por tener sus puestos y que en Salamanca la feria está muy bien organizada y promocionada. Es importante sacar la cultura a la calle”.

Hasta aquí la opinión de libreros y hosteleros. Las conclusiones las dejamos para los ciudadanos. No dudéis en participar con vuestra opinión, es la que nos falta.

Agradecemos a hosteleros y libreros su participación y sinceridad para hacer posible este artículo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s